sábado, 19 de enero de 2019

Dellien, con agenda “explosiva”

El beniano Hugo Dellien, el Tigre de Moxos, ya tiene totalmente definida la primera parte de su calendario para este año. El tenista, que en mayo de 2018 hizo historia al llevar a Bolivia al Roland Garros francés, enfrentará siete competiciones hasta marzo, entre ellas, el Masters 1.000 de Miami, en Estados Unidos.

Mediante su cuenta oficial de la red social Facebook, el número 123 (singles) del ranking correspondiente a la ATP presentó su programa, con la leyenda: “Vamos por el 2019. Con nuevos objetivos y una linda gira en la que jugaré torneos muy importantes para tratar de dar un saltito más”.

El Tigre de Moxos, de 25 años, abrirá su agenda con el Challenger de Punta del Este, en Uruguay (el lunes próximo). Continuará el 4 de febrero con el ATP 250 Córdoba, en Argentina, y enfrentará, desde el 11 del mismo mes, el ATP 250 en Buenos Aires.

Una semana después mostrará su potencial en el ATP 500 de Río de Janeiro, en Brasil, mientras que el 25 intentará conseguir el título en el ATP 250 de Sao Paulo.

El 4 de marzo deberá mudarse hacia Santiago de Chile para participar en el Challenger que lleva el nombre de la ciudad capitalina. Ya el 18, el Tigre afrontará su mayor desafío de los primeros meses: el Masters 1.000 de Miami.



miércoles, 16 de enero de 2019

Williams y Pliskova convencen en sus estrenos

La estadounidense Serena Williams (16) y la checa Karolina Pliskova (7), candidatas al título en la nueva edición del Abierto de Australia, convencieron en sus estrenos en la segunda jornada en Melbourne Park.

Serena Williams brilló tras solo ceder dos juegos en el último tramo del segundo parcial ante la alemana Tatjana Maria, 74ª clasificada mundial, en menos de una hora.

La hermana menor de las Williams tuvo un estreno impecable en Melbourne, donde ha conseguido levantar el título en siete ocasiones, después de no participar en la edición pasada como consecuencia de su baja maternal.

La tenista de Saginaw, quien pasó de ocupar la primera posición a la 491ª mundial tras regresar a la competición el año pasado, lució su versión más auténtica después de cerrar un 2018 con dudas como consecuencia de la falta de ritmo.

Nadal se pone a prueba ante el local Matthew Ebden

El tenista español Rafael Nadal (2) disputará su segunda ronda en Melbourne ante el local Matthew Ebden, 48º clasificado mundial, por lo que volverá a medirse ante un jugador australiano de estilo agresivo y con facilidad por ganar la red, después de enfrentarse en primera ronda a James Duckworth, a quien venció por 6-4, 6-3 y 7-5.

El balear, quien levantó la corona en Melbourne Park en 2009, explicó en la rueda de prensa posterior a su estreno que apenas pudo mantener un peloteo en el fondo de la pista, aspecto que probablemente le conviene para ganar ritmo de competición y confianza, en su primer partido ante Duckworth.

Sin embargo, su duelo ante el 237º clasificado en la lista ATP le sirvió como entrenamiento para intentar superar la segunda ronda ante Ebden, la cual se disputará en la pista central Rod Laver Arena en el último turno de hoy.


Djokovic gana en su debut en Australia

El serbio Novak Djokovic superó ayer sin mayores inconvenientes al estadounidense Mitchell Krueger para asegurar su pasaje a la segunda ronda del Abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada del tenis. Líder del ranking universal de la ATP, el balcánico se mostró sólido en su debut en Melbourne Park y se llevó la victoria por 6-3, 6-2 y 6-2, en poco más de dos horas de un duelo prácticamente unilateral.

Su próximo rival será el francés Jo-Wilfried Tsonga, un viejo conocido al que ya venció en la final de este mismo certamen hace 11 años.

Djokovic buscará ante el jugador galo seguir rumbo a su séptima corona del Abierto de Australia, que le permita apuntalar su reinado mundial desde comienzos de la temporada.

Otro favorito que despachó a su contendiente de turno fue el alemán Alexander Zverev, cuarta raqueta del planeta, quien superó al esloveno Aljaz Bedene por 6-4, 6-1 y 6-4.

El cabecilla de la nueva generación de tenistas del circuito jugará ahora por un lugar entre los 32 mejores del torneo ante el francés Jeremy Chardy, verdugo de su compatriota Ugo Humbert por 3-6, 7-6, 6-4, 6-7 y 7-6.

De igual forma, también avanzaron a la siguiente etapa los preclasificados Kei Nishikori (8), el croata Borna Coric (11), el italiano Fabio Fognini (12), el ruso Daniil Medvedev (15) y los canadienses Milos Raonic (16) y Denis Shapovalov (25).

Asimismo, los argentinos Guido Pella, que derrotó al portugués João Sousa, y Leonardo Mayer, que superó al chileno Nicolás Jarry, también lograron su boleto a la instancia de los 64 mejores.

Los demás favoritos que participaron en la segunda jornada, a excepción del italiano Marco Cecchinato (17) que cayó frente al serbio Filip Krajinovic.

Halep, la número uno, se vengó de Kanepi

Simona Halep (1) se vengó de la estonia Kaia Kanepi, quien eliminó a la rumana en el anterior Abierto de EE.UU., y la doblegó en la primera ronda del Abierto de Australia por un reñido 6-7(2), 6-4 y 6-2 en dos horas y diez minutos. Halep, finalista el año pasado, ejerció de principal favorita tras superar una situación delicada, ante la que fue su verdugo en la primera ronda del ‘major’ de Nueva York. La rumana no lo tenía claro tras llegar a Melbourne con dudas como consecuencia de su lesión de espalda a final de temporada y la separación con su entrenador Darren Cahill.

La tenista de Constanza apretó el acelerador tras ponerse 6-7(2) y 1-2 con rotura desfavorable, para gestar una remontada que la reconfortará moralmente de cara a su enfrentamiento en segunda ronda con la estadounidense Sofia Kenin, quien venció en tres sets a la rusa procedente de la previa Veronika Kudermetova. Halep podría enfrentarse en una hipotética tercera ronda a la vencedora del partido que enfrentará a la estadounidense Venus Williams, quien venció a la rumana Michaela Buzarnescu (25), con la francesa Alizé Cornet, que ganó sin dificultades a la española Lara Arruabarrena por un doble 6-2. EFE

lunes, 14 de enero de 2019

La épica despedida de Andy Murray

El escocés Andy Murray, que el viernes anunció su retirada del tenis durante la temporada que comienza, perdió hoy en cinco sets; 6-4, 6-4, 6-7 (5/7), 6-7 (4/7) y 6-2, ante el español Roberto Bautista, en el que fue su último partido en el Abierto de Australia.

Murray, de 31 años, anunció el viernes en una conferencia de prensa celebrada en Melbourne que se retirará a lo largo de la presente temporada debido a los dolores que sufre en su cadera.

Entre lágrimas, añadió que su objetivo es llegar a Wimbledon, aunque insistió en que no sabe si podrá jugar durante siete meses más.

Este lunes Murray se aferró a la épica en primera ronda para remontar dos sets ante Bautista, uno de los jugadores más en forma en este inicio de temporada -campeón en Doha-, pero se quedó sin gasolina en la quinta manga.

Bautista, que sorprendió a Djokovic en Doha, jugará en la segunda ronda con el australiano John Millman.

El público, con la madre de Murray y su hermano Jamie -especialista en dobles- en la grada, alentó la victoria del británico, que se despidió con una espectacular ovación de un torneo que no consiguió ganar pero en el que fue finalista en cinco ocasiones.

"Ha sido increíble, muchas gracias a todos por venir esta noche. Honestamente, me ha gustado mucho jugar aquí todos estos años, si fue mi último partido, ha sido una excelente manera de acabar. Lo di todo, pero no fue suficiente", dijo con el público en pie.

Un vídeo con palabras de apoyo de otras estrellas; entre ellas Roger Federer, Novak Djokovic, Rafael Nadal o Caroline Wozniacki, puso fin a la velada, con un Murray visiblemente emocionado.

"A lo mejor los vuelvo a ver. Haré todo lo posible por volver. Si quiero volver de nuevo, necesito una gran operación sin garantías de que me permita regresar. Lo haré lo mejor que pueda", concluyó.

domingo, 13 de enero de 2019

Murray, el adiós de un grande, a sus 31 años

Solo un hombre ha sido capaz de desbancar a Federer, Djokovic y Nadal del número uno. Solo un hombre rompió la sequía de 76 años sin un título de Grand Slam británico. Solo un tenista ha ganado dos oros olímpicos. Solo un hombre, Andy Murray, el sucesor de Fred Perry anunció el viernes el punto final a su carrera.

A Murray, de 31 años, se le conoce por su resistencia, forjada desde que era tan solo un niño. Con 8 años vivió uno de los episodios más trágicos de la historia del Reino Unido en sus propias carnes y empezó a forjar un carácter de luchador, de fortaleza mental y de concienciación.

El 13 de marzo de 1996, Thomas Hamilton disparó en la localidad escocesa de Dunblane, de donde es natural Andy, a 16 niños y a un profesor en un colegio, asesinándolos a sangre fría. Después se suicidó. Andy y su hermano Jamie eran alumnos de ese colegio y se salvaron por no estar en ese momento en el gimnasio, lugar de la matanza.

El niño se transformó a pasos acelerados en un hombre y ya con una raqueta en la mano, veía cómo mientras sus rivales contemporáneos como Rafael Nadal, entrenaban con números uno del mundo, como Carlos Moyá, el pequeño Andy tenía que conformarse con Jamie, hoy en día uno de los mejores doblistas del mundo.

Gran Bretaña ansiaba un campeón que reverdeciese los éxitos de Fred Perry en los años treinta y que hiciese olvidar el ‘coitus interruptus’ que fue Tim Henman. La madre de Andy, Judy, mandó al joven de 15 años a Barcelona a que se moldease en la tierra batida, superficie casi impracticable en el Reino Unido. A las órdenes de Emilio Sánchez Vicario se pulió el jugador reconocible por el gran público. Otras tres derrotas en finales precedieron a su mejor año en la elite. Un 2016 en el que sumó nueve títulos, entre ellos su segundo Wimbledon y la Copa de Maestros, además del oro olímpico en Río de Janeiro. El último día del calendario ATP, firmó el número uno del mundo. Tocó el techo y cayó de la manera más injusta para un deportista. Lastrado por las malditas lesiones.

Tras ser eliminado en cuartos de final en Wimbledon 2017, Murray, que venía completando una campaña irregular, se vio envuelto en una espiral de lesiones. Trató de evitar la cirugía en su malograda cadera, pero no volvió a empuñar una raqueta en todo el año.

EFE